El delito leve de lesiones es uno de los que más se comete, porque puede ser resultado de cualquier confrontación entre dos o más personas. Por ejemplo, en una discusión de tráfico que acaba con uno de los conductores implicados golpeando al otro, o por una pelea a la puerta de un bar de copas.

A pesar de que su propio nombre nos indica que es un delito de poca importancia porque las lesiones producidas son mínimas, su comisión acarrea una pena a la que hay que hacer frente, y los correspondientes antecedentes penales inscritos en el Registro del Ministerio de Justicia.

  Si necesitas un abogado penalista con amplia experiencia en Delitos penales , contacta conmigo e infórmate sin compromiso.

CONTACTA CONMIGO

En qué consiste el delito leve de lesiones

El delito de lesiones leves en el Código Penal está regulado en el artículo 147. Se entiende que se comete el mismo cuando alguien causa un daño a otra persona, que afecte a su salud física, mental o integridad física, pero el mismo no requiere tratamiento más allá de una primera asistencia facultativa. 

Cuando la entidad del daño causado es tal que se requiere un seguimiento médico, o una intervención quirúrgica, entonces el hecho pasa a constituir un delito de lesiones.

También constituye delito leve de lesiones golpear o maltratar de obra a una persona, aunque no se llegue a causar una lesión. Por ejemplo, si se propina a otro un empujón.

El delito de lesiones leves en España es una novedad introducida por la reforma del Código Penal en 2015. Hasta entonces, la conducta descrita no era un delito, sino que se calificaba como falta.

Requisitos para que exista un delito leve de lesiones

La clave para diferenciar a este delito leve del delito de lesiones es la asistencia médica que requiere la persona agredida.

Si la víctima no requiere una primera asistencia facultativa porque la agresión no le ha causado un daño, o si basta con una única revisión por parte del especialista para tratar la lesión, se considera que el delito es leve. Por el contrario, si la lesión requiere una atención médica continuada, o incluso una intervención quirúrgica, entonces estamos ante un delito de lesiones.

Por ejemplo, si dos personas discuten, y una de ellas da un puñetazo a la otra, pero esta solo requiere la prescripción de unos analgésicos para el dolor, el delito es leve. Por el contrario, si una persona agrede a otra y le causa un corte que requiere puntos de sutura, entonces estamos ante un delito de lesiones.

El delito leve de lesiones tiene carácter semipúblico, eso implica que solo puede ser perseguido si previamente hay una denuncia de la propia víctima, o de su representante legal si fuera menor o incapacitado. Si esta decide no iniciar acciones legales, no se podrá sancionar la conducta del agresor.

El interesado tiene un plazo de un año desde que se cometió la agresión para denunciarla. Pasado ese tiempo sin que la víctima haga nada, el delito prescribe.

Qué penas conlleva este delito

La multa por delito leve de lesiones se ha agravado a raíz de la conversión de la falta de lesiones en un delito. El importe se determinará en cada caso atendiendo a circunstancias como la gravedad del daño causado y la situación económica de quien debe abonar la multa.

La pena de multa es de uno a tres meses cuando se causa una lesión que no requiere de asistencia facultativa continuada, y de uno a dos meses si se trata de un golpe o maltrato de obra que no causa lesión.

Pero, en todo caso, se está cometiendo un delito, por lo que tras la condena se inscribirán los correspondientes antecedentes penales. Tratándose de un delito leve, el condenado tiene derecho a que dichos antecedentes sean borrados pasados seis meses desde que pagó la multa, siempre y cuando no vuelva a cometer otro delito en ese plazo.

Qué ocurre si no pagas la multa

La multa es una pena económica de tipo penal, y su incumplimiento tiene también consecuencias penales.

Si el agresor no abona todo, o parte de la multa a la que ha sido condenado, se le va a imputar un día de prisión por cada dos días de multa que haya dejado sin pagar. Por tanto, se puede acabar cumpliendo una pena privativa de libertad por un delito leve de lesiones si no se paga la multa impuesta.

A pesar de ser un delito de escasa entidad, es importante que los acusados de su comisión cuenten con una buena defensa. En muchos casos, el juicio puede tardar unos meses en llevarse a cabo, lo que es suficiente para examinar la situación con detenimiento y elaborar una buena estrategia que, si no la absolución, consiga al menos que la multa sea lo más baja y lo menos extensa posible.

Si se te acusa de un delito leve de lesiones, puedes ponerte en contacto conmigo. Como abogado especialistas en derecho penal puedo ayudarte a salir de esta situación.

Alvaro Prieto

+ posts

Abogado especialista en derecho penal
Colegiado por el Ilustre Colegio de Abogados de Madrid (nº 131239 )

Abrir chat
1
Pregúntanos tus dudas sin compromiso, te orientamos en tus problemas jurídicos si estás en España